martes, 15 de noviembre de 2011

Pianoman, let it flow.

Cuando estoy a punto de volver a escribir este carta, nunca lo escriba.
Empiezo, y a la primera letra, sin sonido de palabras, ya lo borro.
Hay tantas cosas por decirte, tantas cosas que tal vez ya no entiendas, que posiblemente ya no sean más que simples recuerdos.
Quizás te daría muchos consejos. Quizas te haría muchas pregutnas. Quizás hasta te contaría una historia.
Pero decidí no escribirte nunca esta carta.

Resolví no escribirlo, dejarlo en blanco y sólo firmar.
Para que sea lo que quieras, para que sientas lo que quieras.

Solamente para que leas mi nombre, cierres los ojos y vuelvas a recordar. Me vuelvas a recordar.
Sólo espero que vuelvas a esos momentos, que vuelvas a mi sonrisa, a mis ojos.
Yo vuelvo todas las noches.

No hay comentarios: