viernes, 17 de junio de 2011


Ahora simplemente estoy frente a ti
Te miro, tu pelo se vuelva un poco.
Sigues teniendo la misma sonrisa.
Te busque, no te encontré 
en estas tardes grises donde me mataba de a poco recordando eso que quedo en mis archivos,
 que no se debió secar, que no debimos dejar arder.
Mi corazón arde amor, mi corazón quema. 
Antes de rabia, luego de tristeza, y mañana las lagrimas lo van a enfriar...o quizá lo calienten mas... 
serán como el alcohol,
que arde y que es el latente y permanente 
aviso de las heridas abiertas.
Cicatrizes que quedan, de las cuales fuiste autor.
         A veces me alegro de tenerlas