sábado, 12 de junio de 2010

Te encuentro

Esa noche, más que algún otro día, sintió la necesidad de buscarlo…pero ¿revivir? No. Eso era imposible.
Tal vez entonces... ¿para hacerlo renacer? Quien sabe. Se vistió y con la luz en la nariz camino. Llego al umbral de una puerta; Sintió magia, luego, pudor. Se fue, soñó despierta con el.  
El se levanto de la silla. Camino alrededor de la casa con una melodía en la cabeza. La recordó. ¿Qué pensaría si por esas casualidades la cruzara? Pero luego, con que ojos miraría a quien lo espera cada mañana con calidos brazos. Nadie lo sabría. Recorrió un pasillo, y llego a la puerta. Sintió una presencia y miro por la cerradura. Unas manos, que bien conocía, se alejaban y en el suelo, rastros de lagrimas limpiaban las tristezas. Resoplo y termino en un suspiro. Volvió a su silla. Y por fin cobarde, se sumió en un sueño, donde sabia que la encontraría, por lo menos por un rato. 

No hay comentarios: