miércoles, 27 de enero de 2010

Perder el amor, por Ines Contato.


Perder el amor, es perder las esperanzas de volver a amar como amaste...es entrar en el miedo de la soledad, del vacio.
El miedo a quedar ciego quizas...
En cierta manera y para ser mas franca...y por lo que aprendi es que cuando el amor se acaba definitivamente esa soledad esa tristeza puede llevar a la depresion, la depresión se siente como un decaimiento de la voluntad y del ánimo. El depresivo se muestra como frágil y necesitado de amor, y aquí está la clave....la mayor necesidad del ser humano es el amor, lo podremos disfrazar muchas veces, fingiremos omnipotencia otras, pero no paramos de buscarlo para que nos acompañe. Necesitamos que nos reconozcan y que nos valoren los demás.
Como decia Nietszche...Amores, obviamente, hay muchos pero sólo el verdadero amor acontece más allá del bien y del mal.En cierto sentido uno también se impone la obligación de estar para siempre con esa persona, se obliga a sí mismo a querer para siempre a la otra persona. Uno de los problemas del amor es que parece que es más serio y más maduro, que viene adherido con el "para siempre" o "eterno".Desde otro punto de vista podríamos decir que nada es para siempre. Ni esta mesa, ni este sol, por muy sólidos o por muy duraderos que parezcan, no son para siempre, porque en algún momento terminarán derrumbándose. El amor supuestamente eterno también algún día se derrumbará. Por eso el problema es saber qué significado tiene ese "para siempre" en la práctica, en qué influye en la vida de la pareja para que pueda o no afirmar y mejorar esa relación, y en qué medida también podemos mejorar nosotros mismos, vivir con más plenitud....Hay, por lo menos, tres ideas muy ligadas al amor de pareja: el amor como pasión (el amor romántico), la sexualidad como sinónimo o como expresión de ese amor, y el ideal moral de que el verdadero amor debe ser para siempre. Dice Nietzsche también que "a menudo la sensualidad apresura el crecimiento del amor, de modo que la raíz queda débil y es fácil de arrancar".
en ningún caso se cuestiona "el concepto del amor", la idea supuestamente incuestionable de que el amor, si es amor, solo puede ser para siempre...pensar en la idea de que el amor es el resultado del azar, que el amor no se busca, se encuentra, y que sólo se fortalece en el juego, cuando se mantiene en una zona alejada de la seriedad de la vida cotidiana. Esa primera etapa es tan mágica porque justamente está trazada por esas dos coordenadas, porque resulta del conocimiento de dos personas que se sentían ajenas, y que circunstancias inesperadas ayudaron a juntar, pero que además se animan a exponerse mutuamente con sus cuerpos, con sus experiencias. Esa primer etapa del amor es como un empezar de nuevo, un arriesgarse a ver qué pasa con el otro y también con uno mismo.
el amor se juega en eterno retorno de las mismas preguntas, pero de un retorno sin culpas, de un olvido sin huellas, de un reencuentro sin motivos, de un tú y un yo que se confunden, que se ignoran, que se sospechan, que se sienten más extraños cuanto más se creen conocer. Ése quizás sería un amor que siempre está más allá del bien y del mal.

....................
muchos saludos...

No hay comentarios: