domingo, 3 de julio de 2011

Retrovisor, introspección.


Sigues siendo el mismo tipo, que mira por el reflejo del retrovisor 
rogando  no encontrase piernas cruzadas,
solamente para reconfortar el frio que tu colchon acaece cada noche
que te cortan sus cansadas miradas,
que antes acariciabas su espalda, y ahora te la ofrece para conversar. 
Pero no vas a entender, que no tenemos historias, no hay historias diferentes, 
son todas de lo mismo, solamente que cambian de color según preferencia. 
Segui mirando en el retrovisor, algún dia
quizá otra no las cruze. 
Ese dia será  -no te lo prometo-
quizá el comienzo.

No hay comentarios: